Últimos proyectos

La empresa y los Servicios de Prevención Ajenos (S.P.A.). “Prevenir mejor que curar”.

Dar cumplimiento a todos los requisitos exigidos por la Ley 31/95, el RD 39/97 y por el resto de legislación adicional existente y de aplicación a la empresa en materia de Prevención de Riesgos Laborales, al menor coste posible para la empresa, ha sido y es el leitmotiv de las S.P.A.

¿Qué es un SPA?

Los servicios de prevención ajenos (SPA) somos profesionales y empresas especializadas en el área de prevención de riesgos laborales que ofrecemos a otras empresas nuestros servicios para el desarrollo de las actividades preventivas exigidas por la Ley 31/1995.¿Por qué un SPA?

Porque es el soporte al que se deberá recurrir cuando se den alguno de los siguientes casos:

  1. Cuando sea insuficiente por el número de trabajadores y/o no exista obligación legal de constituir un servicio de prevención propio.
  2. En el caso de que la empresa no constituya el servicio de prevención propio.
  3. Cuando se terciarice uno o más servicios del área de prevención de forma específica: formación en seguridad e higiene por ejemplo, etc.
  4. Cuando algún área de los servicios de prevención lo puede proporcionar un tercero con mayor garantía y menor coste.
  5. cuando el empresario asume de forma parcial las funciones preventivas.

La polémica sobre Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el Reglamento de los Servicios de Prevención creados desde la opción de la llamada bicefalia de las S.P.A. con los servicios de prevención ajenos de las mutuas y los servicios de prevención ajenos “mercantiles”, es decir, con los dos modelos de empresa dedicadas a prestar única y exclusivamente este servicio de modo terciario y, que dejó a muchas de estas últimas en el camino, en quiebra o abocadas al cierre ante la diferencia y disparidad de ventajas de unas, las mutuas, contra las otras, las corporativas mercantiles, pese a las dos regulaciones realizadas por ley, la del Real Decreto 688/2005 en el que se permitía a las mutuas la creación de la creación de las sociedades de prevención y con la Ley 35/2014, esta última, obligaba a las mutuas a liquidar o a vender las sociedades de prevención ante el riesgo inminente y denunciado en el “informe Durán” de quiebra por inviabilidad económica de estas sociedades complementarias y gestionadas por las propias mutuas.

La viabilidad de las empresas mercantiles de prevención de riesgos ajenos viene por dos vías, una, por parte de la administración por normativa y por las ayudas que presta a las empresas para implementar esas normas y por otra, por parte la especialización de las S.P.A. como soporte de los departamentos de Recursos Humanos de las Empresas, lo llamamos “departamentos corner” o bien, como el propio departamento de recursos si la empresa no lo ha creado o dispone de él por cualquiera de los cinco puntos mencionados anteriormente.


Las consecuencias que dejan los accidentes no sirven como un ejemplo… “Prevenir mejor que curar”

 

“Las consecuencias que dejan los accidentes no sirven como un ejemplo solo sirven como una terrible advertencia”

Desde una S.P.A podemos aportar asistencias para las empresas y sus trabajadores en mediciones y evaluaciones medioambientales, de riesgos e higiénicas, planes de emergencias, planes de autoprotección, coordinación de actividades empresariales y departamentales, seguridad y prevención en el puesto de trabajo y formación relativa a la normativas, procedimientos, implementación de sistemas de seguridad y calidad, prevención, seguridad e higiene, así como cualquier aspecto relativo que afecte al buen funcionamiento de la empresa y la protección y seguridad de sus trabajadores.

La concienciación del empresario como el máximo responsable de implantar y mantener las condiciones máximas de seguridad y saludables para sus trabajadores y, como único responsable de la aplicación y cumplimiento de las normativas que a ello afectan, hace que los profesionales y empresas dedicadas a los servicios de prevención de riesgos nos convirtamos de un modo u otro en ese soporte que facilitará estas condiciones.

Hoy en día, el costo de mantener las políticas de prevención y seguridad no suponen más que una inversión necesaria en el propio ahorro de la empresa con el aumento de la productividad y mejora del absentismo laboral, uno de los mayores problemas de las empresas a las que les costó 61.379,62 millones de euros en el 2015 entre los 5.135,22 millones de gasto en prestaciones a cargo de las mutuas y entidades gestoras de la Seguridad Social y el coste directo para las empresas que fue de 3.857,25 millones y el de oportunidad en términos de la producción de bienes y servicios en el que la estimación es que se dejaron de producir 52.387,15 millones. Con estos datos y sin proselitismo corporativista se hace bueno el dicho que es mejor prevenir que curar.

 

 

Por:  Jordi Carreño Crispín  / @JordiCris.

 

Contáctenos Let's go