Últimos proyectos

Networking. Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres ir lejos, ve acompañado.

El Networking como modo estratégico para el profesional o la empresa es una herramienta que nos puede aportar mucho, pero como todo en esta vida, no todo el networking es oro cuando brilla.

El conjunto de conocimientos teóricos y prácticos de una disciplina o práctica, la gestión y comercialización, la mercadotecnia y la comunicación forman partes importantes del entramado de éxito de un profesional o empresa, es decir, el Know How que poseemos. Lo difícil es reunir todos los requisitos, saber gestionarlos y optimizarlos para un mejor aprovechamiento, tanto en su desarrollo como en la actualización de los mismos. Sumar fuerzas siempre es una ventaja para ello.

“La fuente principal de ventaja competitiva de una empresa reside fundamentalmente en sus conocimientos: en lo que sabe, en cómo usa lo que se sabe y en su capacidad de aprender” (Larry Prusak – investigador y consultor y fue el fundador y director ejecutivo del Instituto para la Gestión del Conocimiento (IKM))

El Networking nos ofrece diferentes opciones y oportunidades dependiendo de la necesidad de interactuar con otros profesionales o empresas y, de los objetivos que se pretenden con ello. Nos sirve para dar a conocer nuestro negocio y ampliar la red de contactos pudiendo abrir muchas puertas en cualquier sector. La realidad es que es un concepto clásico que ya lleva muchos años desarrollándose en el mundo empresarial, aunque, quizás y por la facilidad comunicativa de la era tecnológica ahora esté más presente o de moda  ya que ha ampliado sus capacidades y oportunidades de comunicación y conexión para facilitar el contacto, tanto a nivel individual como grupal.

 

Reunión de networking colaborativo entre Tuñy Barcala (CEO&Founder Barcala&Partners), Kiko Bennassar (CEO&Founder ECONAUTIC), Tomás Martín (CFO Barcala&Partners) y Jordi Carreño (Asesor Especialista en Outsourcing) @JordiCris

 

Saber cuáles son nuestros objetivos nos ayudarán a definir mejor el modelo de networking  para cada profesional o empresa, ya que no todas las fórmulas son idóneas persé… Para ello nos debemos preguntar… ¿Qué busco y qué puedo aportar a un sistama de networking? ¿Transmitir, aprender e intercambiar conocimientos para mejora profesional, ampliar simplemente la red de contactos, utilizarlo como estrategia de comunicación y/o ventas, intercambiar servicios, crear nuevas oportunidades de negocio a través de nuevas sinergias, proyectos, etc.? ¿Qué grado de implicación, presencia y compromiso puedo aportar a una red o colectivo? A partir de la respuesta a esas preguntas podemos definir si nuestro modelo de networking será: profesional, empresarial, de negocio, presencial, on-line, informativo, de aprendizaje o colaborativo y participativo.

Para mí el Networking ha de incluir un poco de todos los modelos pues la finalidad siempre será mejorar el resultado profesional o de empresa en los términos que nos hayamos propuesto como objetivo y con un componente común y básico, traducirlo en un resultado tangible o económico. Pero eso no significa que sea sólo un modo de comercialización en red, multinivel o piramidal, de ahí que mi propuesta vaya enfocada al “Networking colaborativo“, no solo como una cuestión de relación, sino como aquella vertiente que permite potenciar al máximo las habilidades sociales y comunicativas aportando un valor añadido con la suma de talentos, contactos, beneficios y conocimientos que retroalimentan la red, es decir, docencia y aprendizaje organizacional a través de la inteligencia comunicativa con fin de resultado económico.

Eso no significa que la red en si no deba ser selecta, no por clasismo, sino por perfiles, intereses comunes y compromiso. Es el único modo de que funcione la red en todas las direcciones. Es muy fácil, si te preguntas dónde está el negocio y que te aporta, es que el negocio eres tú. La estructura que se utilice, los medios y la participación deben ser mancomunadas y estructuradas de tal forma que toda la red sea participativa. Es a partir de ahí cuando los resultados empezarán a ser algo tangible.

Un buen networker es aquella persona o empresa que tiene un alto grado de compromiso con su red, que no invade agresivamente el espacio del contrario, que es transparente y establece sus relaciones con los demás participantes de modo empático, objetivamente y con la seguridad que las sinergias que provoca son beneficiosas en ambas direcciones. Se basa en la actitud de mutua confianza y de compromiso por un objetivo principal y común a todos de un modo participativo y proactivo.

Yo soy partidario de crear conjuntos de redes en modo circular que permitan la interactuación libre entre unas y otras, sean empresas o profesionales y, que a través de la colaboración real al compartir proyectos y  estrategias comunes creen vínculos comerciales reales que les permitan abrir a unos y otros las puertas de sus propias redes o contactos (organizados o no) fomentando entre ellas el flujo de información e intercambios traducidos en verdaderos porfolios multidisciplinares y de opciones empresariales y profesionales.

Un buen networker es aquella persona o empresa que tiene un alto grado de compromiso con su red, que no invade agresivamente el espacio del contrario, que es transparente y establece sus relaciones con los demás participantes de modo empático,

No creo, y respeto cualquier forma de entrada, en las organizaciones de networking cuyo objetivo es el meramente organizativo, donde el pago de cuotas, ventas de productos o servicios para crear redes o círculos son el negocio claramente de uno, el resto forman parte de una cadena de favores que nada tienen que ver con los modelos económicos y de gestión de la empresa.

Creo finalmente, en el compromiso de asociación en cualquiera de sus formas que tienen como objetivos la mejora clara del profesional y de la empresa y, que en ése marco de colaboración mutua se llegan a acuerdos reales de negocios, intercambios y/o cooperación, asistencias y relaciones multidisciplinares, siempre bajo alguna forma jurídica, que se plasman con mediaciones, participaciones, asociaciones, intercambios y facturación.

Me demuestran la experiencia y fórmula de trabajo con las que opero, el outsourcing que, con una red asociada de 25 empresas o profesionales se pueden generar sinergias reales con más de 200 empresas diferentes y que con esta base se pueden generar verdaderos flujos de negocio, información y colaboración real, efectiva y productiva.

Como dijo Dave Delaney (Consultor de Marketing en Medios Sociales y Conferenciante) todos deberíamos tener nuestra propia red antes de necesitarla

 

Por:  Jordi Carreño Crispín  / @JordiCris.

 

Contáctenos Let's go